Los Santos

Los santos son nuestros hermanos que ha luchada como nosotros y su fueron al paraíso. No están muertos, pero están durmiendo, como nuestro Señor dijo (Juan 11:11) y como San Pablo les llamó (1 Tesalónicas 4:13).

Nuestros padres tempranos hablaron claramente y con detalles sobre nuestra relación con los santos. Los santos en el paraíso son miembros triunfantes de la misma iglesia en que somos miembros militantes. Nosotros, los triunfantes y los militantes, son miembros de la iglesia, que es un cuerpo en nuestro Señor Jesucristo. Los triunfantes son miembros invisibles porque sus cuerpos están muertos, y los militantes son los miembros visibles.

Ellos no están en la tierra, pero no dejaron la iglesia; su amor a sus hermanos no terminan por su salida y morada en el paraíso. La muerte de sus cuerpos no rompe el vinculo de amor entre ellos y nosotros; al contrario esto crece la fuerza. Sus oraciones para la salvación del mundo nunca termina. Ellos oran para nosotros y nosotros les veneramos porque son nuestros amigos queridos y santos.

Les veneramos los iconos de los santos y los ponemos en el iconastasis. Las paredes de la iglesia y las puertas tienen iconos. También tenemos iconos en nuestras casa como un señal de nuestra comunión con ellos en nuestro Señor Jesucristo.

This post is also available in: Inglés