Como beneficiarse espiritualmente de la semana de pascua por S.S. Papa Shenouda III

La Catedral Santa María y San Marcos en Bolivia les desea una bendita Pascua y Semana Santa.

En este artículo, Su Santidad explica cómo debemos invertir nuestro tiempo durante la Semana Santa para sacarle el mayor provecho espiritual durante la mayor parte del año.

1. Nuestro comportamiento dentro y fuera de la Iglesia:

Durante la Semana de la Pasión es muy notorio que muchas personas actúan de manera muy diferente dentro de la Iglesia a lo que hacen fuera de la Iglesia. Dentro de la Iglesia…cortinas negras, himnos tristes, solemnes, lecturas y la concentración total en el sufrimiento de Cristo. Sin embargo, fuera de la Iglesia, a menudo estamos riendo, bromeando, socializándonos, pensando y hablando sobre muchos asuntos mundanos, perdemos toda la profundidad espiritual que hemos adquirido dentro de la Iglesia. Tenemos que concentrar nuestros pensamientos, conversaciones y meditaciones en torno a los acontecimientos de esta Semana Santa y a la pasión de nuestro Salvador.

2. Retiro:

Durante los días de ayuno regular, ponemos las palabras de la Biblia que tenemos ante nosotros, “santifiquen un tiempo de ayuno, convoquen a asamblea sagrada” (Joel 1, 14). ¿Cuánto más tiempo deberíamos aplicar este mandamiento durante la Semana Santa? Esta semana se caracteriza por la soledad y el retiro con Dios por mantenerse alejado de las discusiones ociosas, diversos medios de entretenimiento y placer. Reserva tu tiempo para Dios y para las actividades espirituales dignas de esta semana.

3. Siga los pasos de Cristo:

Medita sobre los acontecimientos de la Semana uno por uno, desde el Domingo de Ramos, cuando Cristo negó su reino mundano y los Judíos renunciaron a sus esperanzas en Él, hasta que Él fue crucificado y sepultado. El Domingo de Ramos, pregúntese: ¿Es Cristo Rey y Señor sobre todas las cosas en mi vida? ¿Hago como Cristo que ofrece la gloria del mundo por la gloria espiritual y eterna? Y durante el “entierro general” después, considera usted asistir a su propio funeral (porque durante esta semana la Iglesia no llevará a cabo los servicios funerarios). Además, cuando la Iglesia denuncia la traición de Judas con un beso en la víspera de la Pascua del miércoles, pregúntese a sí mismo en oración, “Cuántas veces, Señor, te he traicionado?” “¿Cuántas veces te he dicho palabras de amor en mi oración, mientras que mis acciones demuestran lo contrario y mi corazón está muy lejos de ti?”

4. Compartir en la comunión de sus sufrimientos:

San Pablo dijo: “A fin de conocerlo a Él y el poder de su resurrección y una participación en sus sufrimientos sometiéndome a una muerte como la de Él” (Filipenses 3:10). ¿Podemos darnos a nosotros mismos un ejercicio en esta semana y compartir en la comunión de sus sufrimientos y ser conformados a su muerte? ¿Podemos seguirlo en su sufrimiento y subir con Él en la cruz? ¿Podemos decir con San Pablo “Con Cristo estoy juntamente crucificado, ya no soy yo el que vive, sino es Cristo quien vive en mí” (Gálatas 2:20). Por lo tanto, para que Cristo viva en nosotros, tenemos que llevar nuestra cruz y seguirlo. Si usted tiene una cruz en su vida, no se queje de ella, sino más bien regocíjese en ella y aguante por amor a Cristo. “Porque a nosotros se nos ha otorgado en nombre de Cristo, que no solo creamos en Él, sino a sufrir por su causa” (Fil.1:29).

5. El ascetismo:

Cualquiera que pone el sufrimiento de Cristo antes de él, no tendrá ningún placer en comer, beber o mimar el cuerpo. Pero para tener éxito en la búsqueda de ascetismo, debemos satisfacer nuestras almas con el alimento espiritual para que pueda prosperar y superar el hambre física.

6. Lecturas espirituales:

Las lecturas espirituales también son alimento para el alma. La Iglesia ha organizado para nosotros un tesoro de lecturas apropiadas para cada día de la Semana Santa, esto consiste en la lectura del Evangelio, las profecías del Antiguo Testamento, que corresponden a los acontecimientos de cada día, las explicaciones espirituales y los sermones de los Padres de la Iglesia, y en la noche del Sábado Santo la Iglesia lee el libro de Apocalipsis.

7. Himnos:

Los himnos de la Semana de Pasión son en movimiento y llenos de profunda espiritualidad. Leer los himnos, preservan de que vaguen los pensamientos y los dirigen en una dirección espiritual.

8. La oración:

Puesto que las oraciones de la Agpeya no se utilizan durante la Semana Santa, vamos a sustituir oraciones personales en su lugar, a esto se suma las oraciones intensivas de la Iglesia pidiéndole al Señor que cargó con los pecados del mundo y murió por nosotros, para que nos perdone y tenga misericordia de nosotros de acuerdo a su gran misericordia.

This post is also available in: Inglés

Deja un comentario